Prohibición patinetes eléctricos

¿Por qué prohibir los patinetes eléctricos en los trenes?

El peligro proviene de las baterías de iones de litio que las equipan.  En sí, estas baterías, cuando son de buena calidad, son seguras: equipan múltiples dispositivos digitales,  bicicletas eléctricas,  vehículos para personas con movilidad reducida, etc, sin generar incidentes.

 

Pero estas baterías pueden sobrecalentarse hasta llegar a arder por tres motivos: al recibir un impacto, porque han sufrido una perforación o se han estropeado y al sobrecargarse por un exceso de energía. Y por su composición, su combustión es muy rápida y genera una gran cantidad de humo negro y tóxico que invade, en cuestión de segundos, las estancias.

 

Dos elementos principales singularizan el caso de los patinetes con respecto al resto:

  • Los impactos repetidos  que fragilizan o estropean sus baterías,
  • Los frecuentes "trucajes" que sufren para obtener más potencia.

 

A pesar de esto , la probabilidad de que un patinete eléctrico arda en un tren es baja, pero vista la gravedad del potencial peligro de un incendio, preferimos reducir lo máximo posible su posible ocurrencia prohibiendo su transporte. 

 

Los vehículos eléctricos o con batería utilizados por personas con movilidad reducida no se ven afectados por esta prohibición